lunes, 29 de diciembre de 2008

En otro rincón de Gredos



Yo también estrené el invierno en el Circo de Gredos, pero esta vez no compartí actividad con mi hermano.

El sábado me acerque a la plataforma con Dani. Con toda la calma del mundo fuimos camino del refugio Elola, preguntándonos que podríamos hacer para matar la tarde. Una vez bajamos los Barrerones vimos una pequeña canal situada a la izquierda de un espolón de roca que baja desde el Morezón, llevaba a la sombra todo el día y se veía con algo de hielo. Así que escondimos las cosas de dormir y nos fuimos hacia ella. Tiene una entrada por un cono amplio y no muy inclinado, pero según se va estrechando va ganando pendiente hasta llegar a una serie de resaltes. Nos encordamos para afrontar un pequeño escalón de hielo, para después tener que salvar dos pasos de mixto. A mano derecha teníamos una pequeña cascada, pero no había tiempo para más, por lo que decidimos asomarnos a la arista del espolón para ver el atardecer.


Canal de entrada a la Norte

Bajamos hasta el refugio justo a tiempo para la cena, a la que llegó a la carrera Fran, que venía desde Madrid. Allí nos encontramos con unos coleguitas que hicimos en el refugio de Cabrones hace un par de años: Rafa, Pedro y Roberto.


Cara Este del Almanzor

A la mañana siguiente seguíamos con ganas de darnos caña, así que nos dimos un gran madrugón y nos fuimos hacia el Almanzor. El amanecer fue impresionante, un sol de fuego iba asomando poco a poco tras Los Hermanitos. Pero nosotros no queríamos sol, más bien todo lo contrario, por lo que nos fuimos hacia la entrada de la vía de la Cara Norte. Quedamos impresionados por la poca nieve que había, en vez de una rampa de 55º había un resalte de hielo de dos metros de alto seguido de un pasito de mixto. Después de superar el hielo sin problema me dirigí al paso de mixto. No había suficiente hielo como para poner un tornillo, ni ninguna grieta buena en la roca, ate una fina columna de hielo y después de pensármelo más de tres veces supere el paso sin contratiempos. Cuando llegaron mis compañeros a la reunión decidimos escaquearnos hacia la cara Este, aunque la cascada de la Norte se veía asequible estábamos tardando demasiado. Tras este atajo llegamos rapidamente a la cima donde nos encontramos con Rafa que había subido por la normal.


En la cima del Almanzor

Bajamos de una carrerita hasta el refugio donde festejamos el éxito con nuestros amiguetes. Después me dí un sprint Barrerones arriba para saludar a Pablo y compañía.

viernes, 26 de diciembre de 2008

Y llegó el Invierno



Foto: Manolo
El domingo fuimos a Gredos a estrenar el invierno. La verdad es que pensábamos que nos íbamos a hundir hasta las rodillas después de las últimas nevadas, pero aún no hay mucha nieve.


Foto: Javier
El plan era tener un primer contacto, ya que desde verano no pisaba la nieve. No estaba especialmente motivado, sobre todo porque he vuelto a utilizar las botas de cuero y los crampones de correas, ya que en el albergue juvenil de Chamonix me robaron las botas rígidas. Es como si retrocediera al menos tres años, ahora que sólo me faltaba el piolet bueno.




El caso es que según llegaba al refugio Elola y veía las posibles canales del Circo me daban ganas de tener un buen equipo y lanzarme a por cualquiera. Elegimos hacer la canal de Las Hoyuelas, que se ve muy facilona, lo justo para el material que llevábamos.



La canal comienza en la Laguna Grande, la verdad es que no hay ningún tramo que coja mucha inclinación, no creo que pase de los 35º. Acaba en la portilla de las Hoyuelas a 2255 metros, desde ahí y con el sol del sur nos dirigimos al Morezón, quizás este sea el tramo más alpino, atravesando las laderas con algo de inclinación.




Por último, solo quedaba la bajada fácil hasta el prado de Las Pozas. Ya veis, hicimos una ruta fácil y corta, que es una buena alternativa para evitar la vuelta por Los Barrerones.



lunes, 15 de diciembre de 2008

Pachanga Tabloonera



Que decir de la pachanga del Tabloon, allí nos juntamos bastantes dispuestos a darlo todo. Sólo hubo unos pocos valientes que se disfrazaron, prometo que para la próxima no fallaré. Muy buen ambiente y ganas de pasarlo bien en las pruebas, hubo bloques, saltos, lances, prueba de velocidad con anillas incluidas, equilibrio en la cadena, lucha y hasta se votó el "torso de tabloon".



Os dejo unos videos de la prueba de saltos. En el primero, comienza a caer la gente ya que empieza a alejar la batida. Y el segundo es de los saltos finales, donde solo quedaban los supermanes.
video

video

Aquí unas fotos de los lances.









La tarde pasó volando, por mi parte terminé destrozado, no solo de escalar sino de la pelea que tuve con la cadena. Es como si me hubieran dado una paliza, tengo unos moratones tremendos en las piernas, pero mereció la pena. Terminamos con unos pinchos, que cada uno llevó, algunos de ellos dignos de Ferran Adrià y una proyección montada por Paco con las fotos de los blogs.
Por último me queda felicitar al Cainejo por la buena organización de todo.

¡Ah! Por cierto, el trofeo Alicates 2008 se lo llevó Alberto el lebrel.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Como uno más.



El pasado verano, cuando andábamos en los preparativos del viaje a Alpes, una de las cosas que tenía que hacer era federarme, en un principio decidí hacerlo por la Federación madrileña de montañismo (F.M.M.), ya que era más barata. César fue a hacer los trámites por mí, en la oficina se le ocurrió decir que era discapacitado y es entonces cuando nos llevamos una sorpresa, ya que no me permitieron federarme. A partir de ahí, miramos las bases de la Federación de Castilla y León (FDMESCyL), en principio no había problema, la verdad es que no pregunté por si las moscas. Así que por fin me pude federar e ir con los mismos derechos que los demás. Ahora en la revista de la FMM han abierto una sección en la que publicarán las cartas de los federados. Así que por fin nos empezamos a mover para denunciar este hecho, pongo la carta que ha enviado César.

¿Tenemos todos los mismos derechos?
La Federación Madrileña de Montañismo ofrece a sus asociados una serie de servicios como son: un seguro para actividades en la montaña, descuentos en la red de refugios de la UIAA, cursos de tecnificación para deportistas, descuentos en tiendas o este boletín trimestral, entre otros.

En principio podría pensarse que cualquier persona tiene derecho a acceder a estos servicios, ya que en la información a disposición del público en ningún momento se indica lo contrario. Pues bien, este verano acudí a las oficinas de la federación con la intención de sacar la licencia para mi hermano, y descubrí que si tienes alguna clase de discapacidad física no tienes derecho a ninguno de ellos.

Si, como en el caso de mi hermano, te falta una mano no tendrás derecho a un descuento en el Refugio de Vega de Urriellu, pese a que solo necesitas tus pies para llegar allí. Si quieres subir al Almanzor no tienes derecho a un seguro que cubra la actividad, aunque sea una actividad sencilla para ti, algo que ya hiciste con doce años. Aunque escales 6a+ de primero no podrás acudir a un curso de perfeccionamiento técnico. Tampoco tienes derecho a recibir este boletín a pesar de que eres perfectamente capaz de leerlo.

Los deportes de montaña buscan la superación de los límites personales, y muchas veces a lo largo de la historia se ha demostrado que lo que para la mayoría parece imposible o muy arriesgado, otros lo imaginan y lo realizan ¿Por que se ponen más obstáculos que los naturales?

En este país todos tenemos los mismos derechos ¡hagamos que esto sea una realidad!


Poco más tengo que decir, solo que no entiendo la razón ni el porqué de que no me dejen federar en un deporte, aunque para mi sea algo más, en el que las únicas reglas que hay son las de la superación personal. No entiendo que se pueda pensar que un discapacitado no esté preparado para la montaña, cuando cada uno tiene sus límites y se las ingenia para sobrepasarlos.
Si es por el seguro, creo que corro los mismos riesgos que los demás, el primero que quiere salir ileso soy yo. Además por ser discapacitado soy más consciente de lo
que supone una lesión, tengo que conservar en buen estado lo que tengo. Con este artículo no busco admiración, solo que las cosas cambien y que quien quiera disfrutar de la montaña lo haga con las mismas oportunidades.