viernes, 24 de agosto de 2012

¡Alpinismo!


A veces cuando haces montaña sales cuando la gente llega de fiesta, a veces incluso sales cuando la gente aún está de fiesta. Eso nos paso en una salida expres que hicimos a Gredos este invierno. Cuando haces cosas tan pintorescas, pues te pasan cosas curiosas: en esta ocasión acabamos en una redada de alcoholemia con los cuatro carriles de la A-2 cortados y las típicas escenas de callejeros. Con "¡Eh! ¿Dónde vas? ¡Alto ahí!" y todo. Este fue el primer contratiempo.


El segundo contratiempo fue escoger la vía de moda en el Circo ese fin de semana. Coincidimos bajo el corredor del Cursillo con unos amigos de Fran, como nos conocemos bien y sabemos de nuestro ritmo Caribe pues les dejamos pasar. La espera se hizo larga, muy larga, después de un buen rato nos sacudimos los carámbanos y empezamos a escalar.


La escalada transcurrió sin problemas y a buen ritmo, disfrutábamos como enanos de una escalada mixta espectacular, gancheos en hielo fino, pasos en oposición con los crampones sobre roca... Pero no podía ir todo tan bien ese día, creo que por eso Dani generó el tercer contratiempo. Nos habían advertido que en el último largo de la vía había un gran bloque inestable, cuando llegué hasta él se lo señale a mis compañeros y salí por arriba con facilidad. Luego le toco el turno de seguirme a Dani, no sé por que extraña razón decidió que por que apoyar un poco el pie en el bloque no habría problemas, pero sí los hubo y el bloque rodó y explotó en mil pedazos corredor abajo arrasando todo a su paso. Por suerte la entrada del largo era en travesía, eso salvó a Fran. Por suerte también, habíamos dejado pasar a los amigos de Fran, eso les salvó a ellos.




Entre pitos y flautas se acercaba el atardecer y nosotros estábamos aún en la cima del cuchillar de Navajas, lejos muy lejos aún de la plataforma. Entonces empezó el baile con crampones sobre bloques hasta la portilla de los Machos y luego la bajada por placas de hielo. Total, que al llegar al refugio ya era de noche y para cuando llegamos a la platafoma era tarde, muy tarde. Ya no hubo más contratiempos y eso es bueno, en especial cuando vuelves a la cama 24 horas después de que te levantases de ella.


Pd.: Prometo que no lo volveré a hacer.

5 comentarios:

Fran dijo...

No prometas esas cosas, xq nunca se sabe amigo, nunca se sabe.

Dani dijo...

gran paliza! yo tampoco entiendo la extraña razón de coger finalmente ese bloque, a veces se toman decisiones erróneas en los momentos de máxima tensión, precisamente en pos de la salvación rápida
gran experiencia

César dijo...

La próxima vez seguro que ya no lo coges, jeje De todo se aprende.
Pasamos un gran día

Anónimo dijo...

mira que os gusta jugaros la vida..........jajajajaja...bravo amigos por la activida alpina.

luilli

César dijo...

Jejeje, si no tocas donde no debes no se rompe nada, jeje
Un abrazo Luisito