miércoles, 26 de marzo de 2008

Pirineo frances?? Oui, Oui



Se acabo la Semana Santa, y el balance es muy positivo... he hecho tanta actividad que aún no me he recuperado...ejem bueno en realidad no me he recuperado del catarro que me cogí por andar en manga corta por las peñas de la Pedriza. Aunque el ritmo frenético de la vida moderna no me ha ayudado mucho, os contaré por qué.
El martes nos bajamos haciendo dedo de la Pedriza en una nave nodriza de "V" (léase crysler voyager con todas sus puertas automáticas) y cogimos un autobús para Salamanca, desde donde al día siguiente partí hacía Bareges, en el Pirineo francés.
La intención era hacer esquí de travesía, para lo que, a parte del equipo, necesitas nieve y buenos compañeros. Lo segundo lo conseguí fácilmente, ya que me acompañaban (o más bien yo a ellos) Manolo Serrano, Luis Perdigón, Juanillo, David el de Lerida, y un nuevo compañero David de Gijón, además de Manolo Santervas y Kike que iban a pata . Pero la nieve no es tan fácil de conseguir, en está primavera tempranera te la tienes que trabajar, hay que cargar con los esquíes por esas pistas y senderos de Dios hasta alcanzarla. Por suerte no hubo que andar ningún día más de una hora, después ya te puedes deslizar por los cuestones y sufrir, pero a gusto.
Después de mi última experiencia con esquíes de travesía sobre la nieve costra de Benasque pensaba que sigo siendo tan matadillo como el primer día, pero sobre la maravillosa nieve primavera del Tourmalet he descubierto que no se me da tan mal. Por lo menos salí con vida de algunos pasajes estrechos, eso si rebotando contra todas las piedras que había, pero en pie.



La pena es que no hayamos podido disfrutar de bajadas un poco más largas, pero claro que más se le puede pedir a David (Gijón) después de cargar con las tablas hasta arriba por los problemas con las pieles de foca de alquiler, y que más se le puede pedir el tiempo, que nos regalo un maravilloso día de sol antes de traer una pedazo de borrasca.
De la pedazo borrasca que os puedo contar que no sepáis, ¿qué trajo nieve hasta los 600 m? ¿qué salimos de allí en lancha aerodeslizadora, y no en el coche de Manolo? El resultado fue que nos volvimos un día antes de lo previsto, pero claro qué puedes hacer ante una nevada que te convierte en muñeco de nieve en cuanto sales a la calle. Por tanto, el sábado estaba en casa, y como no tenía nada que hacer me fui a escalar al Guijo con Pablo y Juancar. Pero esa es otra historia de esta ajetreada vida moderna.


3 comentarios:

Teresa dijo...

Hola familia!

Vaya fotos más bonitas que habéis sacado, qué lugares de ensueño...A ver si un día me apunto a hacer un poquito de escalada, tendré que sacar un hueco ahora que comienza el buen tiempo...

Enhorabuena por el blog! Un besito!!

Teresa

César dijo...

Gracias Teresita, seguiremos haciendo el cabra para que todos lo disfrutemos.
En cuanto salga el sol te doy un toque para que vengas a desgastar un poco los pies de gato.
Un beso

Javier de Prado dijo...

Que Chula la nieve

¿Como es eso de la lancha aerodeslizadora??